Tango

La Danza del Tango

Bailar tango

El baile es una de las más importantes expresiones que tiene el Tango. Es innegable su belleza  visual, ilustra el espíritu que la  música transmite. Se dice que bailar Tango es "caminar con firulete". Esta definición ilustra el espíritu del baile sin demasiada teoría, pero como en cada compás siempre se mueve un pie, o sea, si en un compás se desplaza un pie, en el siguiente deberá desplazarse el otro, se asemeja a caminar. El Tango posee amplias posibilidades coreográficas, constituyendo un espectáculo de singular belleza visual.

Es importante diferenciar el baile coreográfico del improvisado. En el primero, prima la habilidad  de los bailarines, generalmente  profesionales, que danzan en la búsqueda de un espectáculo. El baile "amateur", donde las figuras no obedecen al armónico resultado de ensayos previos sino que tienen a la improvisación como protagonista, busca lucimientos personales en pos del real espíritu del tango: la seducción. El "firulete", que en este caso se refiere a los pasos que la pareja realiza como muestra de destreza para adornar el baile y seducir, es el detalle que transforma el Tango en un vistoso espectáculo. Bailar Tango

El Tango no es un baile que pueda realizarse de forma individual, tiene a la pareja como unidad básica  e  indivisible. La mujer seduce  y el hombre conduce. Es el hombre el que cobija a la mujer y la sostiene, la dama se desenvuelve en todo el baile bajo el amparo del mismo, rompiendo el equilibrio para recostarse sobre su pecho. La actitud de entrega de la mujer la deja en una posición de dependencia y el que manda es el hombre: él decide cuándo, dónde y con qué velocidad se generan los movimientos.

Evitemos confusiones, la tarea de la mujer no es menos importante: ella debe acompañar la propuesta e  interpretar a su  compañero  en un juego de seducción donde la fragilidad y delicadeza de su desempeño tienen un papel preponderante. Esta relación es la base del Tango.

Bailar Tango

Extraido de: "La danza del Tango" - El Portal del Tango.

Separador


Cómo aprender a bailar Tango

Introducción

Distintos motivos nos llevan a aprender a bailar Tango, curiosidad, un amigo/a, una publicidad, una filmación, un show, etc.,  entonces nos viene la idea de aprender a bailarlo, pero ¿qué es el Tango? El Tango es un baile popular y esto quiere decir que todos pueden bailarlo, sus movimientos son completamente sencillos y naturales basados en el simple caminar que ejecutamos diariamente, además sostiene una lógica que permite comprender sus códigos, que son el resultado de una larga experiencia transmitida de generación en generación. ¿Pero es un baile... y nada más? Iniciados y Principiantes "El primer paso" Bailar Tango 

Ahora bien ¿Qué nos impide dar el primer paso? ¿Qué pasa en nuestro interior? Analicemos juntos los  prejuicios, inhibiciones y  barreras mentales que surgen ante lo nuevo, lo desconocido. Los prejuicios son una serie de especulaciones de poco valor referentes al baile o al Tango y que generalmente son creados por los que no participan, es decir personas no experimentadas. 

Dentro de las inhibiciones encontramos las más ocultas, que son las propias, y que se manifiestan con  excusas: no puedo, es difícil,  no es para mí, me gustaría pero; dicho claramente: no me siento capacitado.Lejos de ser negativa esta sensación de no saber, la misma es indispensable para aprender.

La barrera más importante de romper es el contacto con la otra persona. Necesitamos entonces una buena  predisposición  para  compartir la nueva propuesta de hacer algo juntos. Las preguntas más frecuentes son: ¿Para qué bailar? ¿Cuál es el beneficio? ¿Puedo yo bailar? ¿Cuánto tiempo tardaré?... La única respuesta a todas estas preguntas es la acción. 

Bailar TangoEl primer descubrimiento al bailar Tango es : ¡que SI podemos hacerlo! Entonces, en la medida en que  avanzamos,  experimentamos una serie de sutiles cambios y nuevas sensaciones, que tienen que ver con expresiones emocionales internas. Se manifiestan como ansiedades y descontroles que, con un poco de trabajo y paciencia, podremos regular y lograremos nuestro objetivo, con gran placer, dar "el primer paso". 

Primera crisis:"La desorientación": es un período corto de renovación y preparación para la siguiente etapa, el alumno se desorienta, no sabe si se metió en un embrollo, esta saliendo o las dos cosas, es como dejar el primer novio/a: uno se siente desconcertado. No sabe si sabe o no sabe. Se manifiesta con dudas y todo esto es normal, teniendo en cuenta que está aprendiendo una nueva forma de comunicación. Lo mejor en este punto es no desesperar, saber que esta pasando por una crisis común a todos y confiar en sus maestros. Bailar Tango

Intermedios y Medios: "Un mundo de sensaciones" Esta es una etapa muy emocionante y divertida. Empezamos a  pensar de otra  manera: -Ahora estoy mas claro, las figuras son moneda corriente y ya no me asustan, me siento cómodo, puedo ver que muchas cosas se repiten, puedo crear y combinar mis propias figuras, era solo cuestión de animarse y listo, ya estoy bailando. Y quiero más, voy por más, mis amigos no me entienden dicen que soy fanático, pero ellos no saben nada, solo son celos. 

Cambié mi look, mi peinado, mi comportamiento. Me siento más bello/a, más sensual, más audaz, cuando veo un principiante le  trasmito mi experiencia con soltura y humildad (la humildad de los grandes, claro), hasta tengo criterio para juzgar lo bien y lo mal que bailan otros (oportunamente, claro y sólo si me preguntan). 

El único problema es que a veces mi pareja no me interpreta correctamente, pero con un poco de práctica puedo ver que me  espera  un gran futuro en el baile. Comenzamos a soñar y fantasear, hacemos ochos mientras esperamos el bus, nos agarramos de las sillas para hacer boleas, escuchamos Tango todo el tiempo, compramos zapatos, ropa, libros, CDS, viajamos a Buenos Aires, comemos carne, tomamos mate, hablamos lunfardo, filmamos todo, escribimos apuntes, hacemos dibujos, nos acostamos tarde, bailamos con todos y nos vinculamos con nuestros nuevos amigos "Los tangueros". 

Bailar Tango

Segunda crisis: "La Armonía": Una vez terminado este hermoso periodo que puede durar uno o muchos años. De  pronto nos  sentimos un poco incómodos, parece que nos falta algo. Comenzamos a pensar que por avanzar demasiado rápido no vimos algunos detalles, como el equilibrio, la armonía, el caminar, la postura, la técnica, la música, las pausas, el abrazo, perfeccionar la marca. Parece que fuimos hacia atrás, ¿cómo, antes no me caía? 

Y es que SI lo hacia, me caía, sólo que no me daba cuenta y la práctica me hace descubrirlo, entonces empezamos otra vez. Pero ahora tengo un mundo de detalles por descubrir. Adelantados y Avanzados "Detalles" Esta etapa es muy interesante, los alumnos buscan los secretos (yeites) pequeños detalles que les permitan sentirse cómodos, están buscando la armonía y el placer de bailar. 

No quieren hacer figuras complicadas, ya no disfrutan mostrarse, y no se aburren repitiendo cosas simples porque están ocupados  en los detalles, en la aplicación de conceptos e ideas, que en algunos casos son concretos, como las técnicas, y en otros más abstractos, como la energía. Comienzan a observar más detenidamente a sus maestros y hacer preguntas más sutiles. Bailar Tango

Todo esto es muy positivo si tenemos en cuenta los buenos resultados de un trabajo minucioso y concentrado, ¡pero cuidado: no hay que exagerar! No seamos perfeccionistas. No es importante la marca del zapato sino que sea cómodo. 

Corremos el riesgo de caer en la complicación y de girar en círculos viciosos obsesionados por los  detalles: que la  cabeza, la mano, el  pie, el hombro, el codo, la rodilla, la pelvis, el empeine, el dedo pequeño y los cordones del zapato; que la disociación, el peso, la distancia, el equilibrio, la tensión, la relajación y la mirada sin pestañear; que la orquesta, el piso, la luz, el sonido, el perfume, el calor, el cansancio, el humor, la inspiración, y las ganas de tomar algo,... ¡STOP! 

En realidad estamos trabajando la sensibilidad, y la comunicación con la pareja, está mejorando mi atención, y puedo percibir  simultáneamente lo que está sucediendo sin pensar; empiezo a experimentar sensaciones extrañas, como que de pronto música-figura-pareja-espacio coinciden mágicamente, son momentos que no puedo atrapar ni repetir, pero atención: no se trata de interferir sino de observar y sentir ¡SENTIR! ¿Pero qué debo sentir? 

Bailar Tango

Tercera crisis: "Los Límites": Después de la etapa de perfeccionismo donde se agudizan nuestros sentidos, aparecen nuestras limitaciones, que no son fáciles de reconocer pero están presentes y pueden ser, de información, de pareja, de maestros, de memoria, de costumbres, etc. Siempre tendremos alguna limitación y también la solución para estos problemas, que son temporales y ocasionales, sólo es cuestión de buscar la manera de resolverlos y seguir adelante ¿Pero cómo? ¿Tal vez hay algo que no tiene límites? 

La transición "hay que definirse " Esta es una etapa profunda en la que la  personalidad tiene  una enorme influencia, es una  búsqueda de uno mismo, del propio estilo, que se expresa en forma de gustos adecuados a mis propias tendencias y posibilidades, seleccionamos e investigamos las formas de bailar y la música adecuada. 

Nos definimos a hacer Tangos modernos, tradicionales o antiguos, melódicos o rítmicos, estilos de salón, milonguero, canyengue,  contemporáneo, etc. Buscamos arquetipos con los que me identifico, acudimos a figuras complicadas que nos caractericen, modificamos la postura y revisamos todas las connotaciones del estilo. 

Empezamos a bailar como somos, de acuerdo a nuestros gustos y tendencias, en definitiva nos estamos expresando, y esto es  maravilloso. Queremos mostrar y mostrarnos, probar y probarnos. En esta parte del camino tenemos muchas alternativas y es aconsejable no cerrarse en una sola opción, sino experimentar hasta encontrar la propia, no hacer sectarismos ni grupos aislados, respetando a los demás que están haciendo lo mismo. Bailar Tango

Debemos tener cuidado con la idealización, pues podemos cometer el error de mimetizarnos y pasar a la  historia como fotocopias  de tangueros conocidos. Estamos buscándonos, y nos reconocemos en la forma de expresamos, sólo tenemos que dejarnos llevar sin apuros ni ambiciones. Es la última etapa de nuestra juventud en el aprendizaje, tenemos que vivirla alegremente y madurar esperando perder la seguridad de las costumbres, la inseguridad que controla, y abrir camino a una nueva forma de bailar, La propia, La mía. 

Los Maestros: "el Tango es un sentimiento" Difícilmente podamos resolver esta frase, hay que tener mucha personalidad para  hacerlo, hay que jugarse todo, es un desafío donde nadie puede ayudarte, solo los maestros pueden hacerlo, esos que están de vuelta, los que crean y recrean el Tango. Bailar Tango

Los que pasaron por todos estos procesos sin quedarse en ninguno y pueden reconocer en los alumnos sus  propias  experiencias  pasadas. Los que siguen aprendiendo de ellos mismos, los que hablan poco y sienten mucho, los que, al ver un principiante, vuelven a sentir el entusiasmo que tuvieron la primera vez. Ya no existen las figuras ni estilos ni nada, todo es una sola cosa, música, cuerpo, mente, pareja, espacio, todo es un sentimiento, es tango, es un/a maestro/a y nadie le dio él titulo, ni él/ella se lo puso, eso simplemente, se puede ver... con los ojos del corazón.

Historia de tango:  Era una noche cualquiera, salí a bailar como de costumbre, nada especial, pero cuando entré a la milonga algo  pasó, la música estaba clara, y la gente desconocida, tomé mi pareja para bailar, justo en el momento en que escucho mi Tango preferido, una emoción corrió por mi espalda, los bailarines se abrían dándome paso, sentí mi corazón que latía fuerte y junto a él otro latía al mismo ritmo, mi cuerpo no dejaba de reaccionar ante el mínimo vibrar de los sonidos. Bailar Tango

Cuando terminó el Tango, me sentí agitado y me senté; alguien me preguntó de qué me reía y sin pensar le  contesté... como te  explico... a ver... ya no existen las figuras ni estilos ni nada, todo es una sola cosa, música, cuerpo, mente, pareja, espacio, todo es un sentimiento, es Tango, amigo, ¡Es Tango! - ¿Y cómo sabe usted eso? - Es simple, se puede ver, pero con los ojos del corazón. 

Ricardo Calvo

RAUL MAMONE 

Para dejar comentarios haz Clic enviar correoArticulo Siguiente Volver al InicioArticulo Anterior
© WebMaster: www.CardosoInformatica.com - OscarJulioNqn